viernes, 27 de mayo de 2011

IMPUGNACIÓN A RUSIA

Parece ser que las valencianas se han cansado de que se les tome el pelo. En la tarde-noche de hoy, día previo al comienzo de la Copa de Europa de Clubes de Atletismo, el C.A. Valencia Terra i Mar ha presentado una queja formal ante la Federación Europea de Atletismo (EAA). En esa protesta se pide la impugnación por alineación indebida del combinado ruso del Luch de Moscú en bloque. Los motivos esgrimidos son, sobre todo, los que atañen a la pertenencia de las atletas al club al que representan en esta máxima competición del atletismo de clubes.

Muchos años y títulos después, el atletismo español se ha hartado de que se le ningunee sobre la pista, y lo que es más grave, en los despachos. El secreto a voces de que el Luch no existe como equipo y que es una selección en toda regla puede demostrarse, esta vez sí, con papeles y fichas. Quejarse sobre la pista no ha sido nunca suficiente, tampoco hacerlo fuera de ella. El colmo del esperpento se vio en 2008, el equipo femenino que presentaba la federación rusa no era el habitual, en este caso el encargado de mantener en los Urales el cetro de campeonas era el Finpromko-UPI de San Petersburgo. Aquella temporada, no se vio sobre el sintético de Vila-Real de Santo Antonio una sola camiseta con la serigrafía de dicho club, la primera jornada cada atleta se uniformó con lo que buenamente pudo –incluso con equipación de la selección nacional de aquel país- y solo la última hora de la jornada de sábado pudieron algunas lucir una pegatina con un nombre en cirílico que, supuestamente, respondía a la nomenclatura del club en cuestión. Las fotografías de tal desfachatez no tardaron en recopilarse en los ordenadores de los responsables del C.A. Valencia Terra i Mar, y estas mismas presentadas formalmente a la EAA. La prensa se apresuró a preguntar sobre los hechos al vicepresidente europeo, el español José Luis de Carlos, y éste respondió un poco aclarador “tranquilos que el año que viene no volverá a pasar” –y pasó-.

Demasiados años, demasiadas quejas, demasiadas evidencias. Todo esto ha colmado el vaso de la paciencia de muchos clubes europeos, pero los españoles, como no podía ser de otra manera, han cogido el toro por los cuernos. La queja de impugnación ya está sobre la mesa y, si fuera necesario, podría presentarse una recopilación de datos y pruebas –incluyendo fichas de atletas inscritas- demostrando su pertenencia a otro club, al ejército e incluso al ministerio. Ojala esto dé la puntilla a un equipo que ha venido haciendo lo que le ha venido en gana hasta el día de hoy. Esperemos que esta vez la federación continental no vuelva a convertirse en co-responsable de tamaña cacicada.

viernes, 20 de mayo de 2011

Pablo Villalobos: "El atletismo es un deporte que aporta muchos valores a la sociedad"


Uno de los nombres que destacaban sobre los más de 3.500 atletas inscritos a los 15K Villa de Massamagrell era el de este extremeño de Almendralejo, amable, implicado con la causa de su deporte y dicharachero como el que más. El vigente campeón de España de maratón formó, junto con el subcampeón de Europa de los 42.195 metros en Barcelona ‘10, Chema Martínez, y el medallista de Bronce europeo en Göteborg ‘06, Tete de la Ossa, un estupendo trío de ases sobre el asfalto valenciano.


Precisamente de esa prueba disputada el pasado sábado habló ayer Villalobos en los micrófonos de El Tartán de Radio Esport Valencia 91.4 FM. Recuerda que “el día se presentó un poco revuelto, con bochorno y viento”, pero tras el disparo de salida él era uno de los que mejor podía hablar de los tira y afloja en la cabeza de la prueba ya que estuvo liderando el grupo delantero varios kilómetros. Recuerda que “al principio se conformó un grupo de ocho o diez atletas, mis primeras sensaciones fueron buenas y cuando el grupo se frenó un poco yo tiré y lideré la prueba hasta el kilómetro cinco”. Desde ese punto la carrera dio un giro con el ataque del favorito, “en ese momento Chema (Martínez) atacó y se fue con el mejor de los keniatas (Joseph Kipkosgei)”, estos a la postre entrarían en meta primero y segundo. A Pablo, 5º clasificado en el europeo de Barcelona ’10 en maratón, se le acabó haciendo “una prueba dura al final, tal vez por ese inicio tan alegre”. Finalmente entró 5º con un tiempo de 46 minutos y 10 segundos. Ya en frío y preguntado por el ambiente que respiraban las calles de este pueblo valenciano confesaba que “la organización se lo curró muchísimo, hicieron mucha publicidad de la carrera, el pueblo estaba volcado y el ambiente fue increíble”.

Otra de las facetas de este excepcional atleta es el hecho de ser uno de los más activos en las redes sociales. Con blog, Facebook, Twitter,… hace llegar “nuestro deporte, que es minoritario para los medios de comunicación, a los aficionados”. Además comenta que “los atletas necesitamos descansar y en esos momentos puedes subir cosas al blog o colgar todo tipo de comentarios o fotos en el resto de redes sociales”. Sin duda alguna es consciente de que los deportistas de élite son un referente para el corredor popular y por ello compartir la información de su alimentación o entrenamientos les resulta atractivo, “a mi me gusta compartirlo y por eso intento explotarlo”.

No toda la entrevista tocó temas distendidos. Desde el diciembre pasado, el atletismo español ha estado en boca de todos por un tema desagradable. Así pues era necesario hablar de ello con uno de los atletas que más se ha movido en pos de un deporte limpio. Confiesa que “se ha llevado mal, sobre todo lo hemos llevado mal los que defendemos un deporte sin trampas”, y sostiene que el movimiento de unión contra el dopaje fue principalmente un “deseo de que no se nos meta a todos en el mismo saco, el atletismo es un deporte que aporta muchos valores a la sociedad y este tipo de cosas lo emborronan”.

Hablando de los objetivos de lo que resta de temporada, que todavía es mucha, destaca que “en dos semanas y media tengo el europeo de 10.000 metros que será en Oslo al que no llegaré al 100% pero trataré de conseguir un título por selecciones como el que logramos en Barcelona”. Aunque el reto más importante es el de “participar en el mundial de Daegu de este verano”, además los plazos están medidos al milímetro ya que “desde ese europeo de Oslo quedan tres meses para el mundial, los justos para el entrenamiento específico de preparación para la maratón”.

El pacense acabó echando la vista atrás recordando otros años. Se considera un “atleta de club” y recuerda con cierta morriña su etapa como integrante del mejor Puma Chapín de la historia en Añadir imagenpista. También se acordó de sus comienzos en el mundo del deporte, confiesa que le “tiraba más el baloncesto que el fútbol” pero que las Escuelas Deportivas le engancharon al atletismo.

miércoles, 11 de mayo de 2011

La Volta a Peu, escuela de andarines

El próximo domingo 15 de mayo recorrerá de nuevo las calles de la capital del Turia una multitudinaria serpiente multicolor. Será el 29º disparo de salida –en la era moderna- de una carrera que ha enrolado a centenares de personas desconocidas en las filas del mundo de las carreras a pie. La Volta a Peu a Valencia lleva siendo referente y cita esperada cada año para multitud de corredores anónimos que ven en ella la posibilidad de disfrutar de su deporte, de sentirse protagonistas, de sacar a rodar a ese amigo o familiar indeciso. Tal vez esta prueba haya propiciado, en gran medida, el boom del atletismo popular en nuestra tierra. Tal vez si miramos las listas de inscritos en los principales circuitos de nuestra provincia, sea tremendamente complicado encontrar un solo atleta que no haya participado alguna vez en este ‘domingo festivo’, o lo que es más importante, tal vez muchos se iniciaron con él. Sin duda toda una escuela de andarines.

Todos conocen el actual objetivo lúdico-festivo del evento en nuestros días, ese deseo por coleccionar camisetas, pero no siempre fue así. Esta “Carrera a pie, organizada por el Mercantil valenciano” –así rezaba la primera pancarta de salida-, nace en 1924, en plenos felices años veinte. Esta década vio brotar y aflorar muchos deportes de equipo con sus secciones deportivas, en ella se vivió un auge primitivo de la práctica del sport en nuestra región. El atletismo no iba a ser menos y así se iniciaron los pasos de esta carrera.

La primera edición tenía la salida situada en la Plaza del Ayuntamiento, justo en el cruce entre la calle Periodista Azzati con Marqués de Sotelo, en la esquina donde actualmente se ubica el Edificio Vitalicio y ante un Ayuntamiento a medio construir (foto). El primero en finalizar el recorrido -con mucho tramo de adoquín- fue José Andrés ‘Rochet’ (Valencia C.F.), proclamándose primer vencedor de la prueba y reeditando triunfo en las ediciones de 1925 y 1926. En 1924 los corredores clasificados fueron 78, pero ya en 1929 la cifra ascendió a más de 500 llegados a meta, convirtiéndose a su vez en la primera en número de participantes en España. La historia de esta carrera popular se ve interrumpida por la falta de patrocinio unos años, y la guerra civil española y postguerra en otros.

Pasó el tiempo y ya en 1983 -otra década de profundo cambio social- la S.D. Correcaminos aceptó el reto de organizar una nueva Volta a Peu, ésta renació como una prueba no competitiva. La partida de nacimiento de la ‘era moderna’ tiene como fecha el 29 de mayo, con un recorrido de 8.000 metros y con salida y meta en la Plaza del Ayuntamiento. Los inscritos fueron 3.500. Desde esa primera edición hasta la actual se pueden apreciar multitud de cambios, pero el principal es el que atañe a salida y meta.

Por cuestiones de espacio debido al volumen de inscritos en la 6ª edición (20.000), la organización se vio obligada a trasladar la salida-meta y dejarla fijada hasta nuestros días en un enclave que ha sido, desde la exposición de regional de 1909, sinónimo de deporte y sociedad en Valencia, el Paseo de la Alameda. Su asfalto ha sido protagonista ya de 23 ediciones (solo se varió en 1993 por las reformas de la vía).

Esta es una porción de historia de una prueba en la que corredores anónimos y no tanto toman parte cada año, se inician dubitativos y aprendices a deportista de lo más joven. La afición valenciana le tiene un cariño especial a esta prueba y así lo demuestra con casi 50.000 inscritos cada año. Disfruten de este maravilloso deporte el próximo domingo pero no olviden algo: “queremos que la gente lo pase bien, que los que acaben sean héroes, no mártires”. Estas palabras de Paco Borao, Presidente de la S.D. Correcaminos, son fáciles de interpretar: una mañana de mayo en Valencia suele ser calurosa y 8.200 metros son asequibles siempre y cuando uno no exceda sus propios límites. Vayan a su ritmo y buena suerte.

martes, 3 de mayo de 2011

Manolo Martínez, el adiós de un gigante


El martes 3 de mayo de 2011 no supone el paso de un día cualquiera, no para el mundo del atletismo. Esta fecha traza una gruesa línea que delimita un antes y un después en el círculo de lanzamientos. El mejor lanzador de peso de la historia de España cuelga las zapatillas lisas y aparta el artefacto para siempre. Se retira el atleta que más veces ha vestido de rojo y gualda en competición oficial -84 nada menos-, el competidor educado con sus rivales y atento con la prensa, el Capitán con mayúsculas, el portavoz de sus compañeros o el lanzador que puso sobre el mapa una disciplina “menor” hasta su llegada.

Se marcha con 36 años, 23 dedicados a nuestro deporte, y dejando un palmarés para enmarcar. Récordman español en sala (21,26) y al aire libre (21,47); de sus paredes cuelgan 16 medallas de oro en campeonatos de España bajo techo, 15 preseas doradas en nacionales al descubierto, presente en cuatro Juegos Olímpicos (Atlanta ’96, Sidney ’00, Atenas 04’ y Pekín ’08), campeón de Europa en pista cubierta en Viena ’02 y campeón del Mundo en Birmingham ’03 (foto). Precisamente en la ciudad británica logró un hito para nuestro deporte, el leonés –aún hoy- es el único atleta que ha hecho sonar nuestro himno en lo más alto de un podio en un mundial a cubierto (sin contar la victoria de Colomán Trabado en Paris ’85 ya que esa edición no fue Campeonato del Mundo sino Juegos Mundiales). Ni el largo aliento patrio, tantas veces metalizado, ha sido capaz de pisar tan alto.

Otro de los mejores momentos de su vida deportiva llegó con la vuelta del atletismo a sus raíces. Cuando la llama de nuestro deporte volvió a calentar la antigua hélade, Manolo Martínez consiguió rubricar su mejor resultado en una final de peso olímpica. Tan solo Bilonog, Nelson y Olsen lanzaron el artefacto más lejos que nuestro capitán, una cuarta plaza de muchos kilates sobre la arena de Olímpia.

Decía Extremoduro en su –ahora ya- penúltimo trabajo de estudio, La ley innata, que “se rompió la cadena que ataba el reloj a las horas”. Esa parece ser la misma cadena que ataba a Manolo más tiempo a nuestro deporte. Los eslabones estaban ya muy deteriorados, sobre todo tras la rotura total del tendón de aquiles derecho que sufrió a finales de 2009 mientras disputaba un encuentro benéfico de fútbol sala. Los años no pasan en balde y los sobreesfuerzos desgastan. Aún así, tuvo tiempo de reponerse en tiempo récord y tomar parte en los Europeos de Barcelona 2010 y despedirse en el pasado Campeonato de Europa en Pista Cubierta disputado en París en marzo. Manolo, Supermán Martínez para muchos, ha sido miembro de la mejor añada del atletismo nacional, ha sido pieza clave de la mejor época de nuestro atletismo, una generación que está empezando a despedirse con cuentagotas y que espera relevo urgente. A la sombra de este pesero incansable han salido nuevos nombres como los de Borja Vivas (primer candidato a sucederle), Mario Pestano o Javi Cienfuegos, ellos son el presente y futuro de nuestros lanzamientos. Lejos queda aquél chaval que miraba los entrenamientos de Carlos Burón en el Colegio de los Huérfanos Ferroviarios de León. Burón se acercó, le invitó a probar, aceptó y éste acabó entrenándolo hasta su retirada.

Ni una palabra fuera de tono, diplomático como nadie, atento con la prensa, atleta comprometido, escritor, escultor, actor, pintor, icono y miembro de la generación dorada de nuestro deporte, leonés de corazón… se retira el más grande de los gigantes. Gracias Manolo por haber dado tanto a este deporte.