martes, 18 de enero de 2011

DETALLES DE UNA GALA

La sede del Comité Olímpico Español se vistió de largo para albergar la XVI edición de la Gala del Atletismo Español. Las aguas en nuestro deporte bajaban revueltas desde principios de diciembre y la expectación era máxima. El número de prensa acreditada batió todos los récords, síntoma inequívoco de dicho interés. Tal vez las personas que buscaban morbo se encontraron con menos del que habrían deseado. Precisamente una de las escasas manifestaciones ‘galguianas’ se vio a las puertas de la sede del COE, por la entrada del parking de la calle Arequipa, en la cual se podía ver colgada una pancarta que rezaba “Presunción de inocencia”.

La sala se iba llenando y a falta de pocos minutos para el comienzo hizo acto de aparición Digna Luz Murillo, premiada –como sus otras tres compañeras- con el reconocimiento por el record de España de 4x100. Asistió con su pareja, Luis Amaranto Perea, y se unió al cuarteto de galardonadas. Al ocupar su localidad en las primeras filas del auditorio se la ‘comieron’ literalmente los flashes. Fue un momento, después de tomadas las primeras imágenes todo volvió a la normalidad.

A los puntos destacables –en plano negativo- solo cabe añadir la ausencia ‘recomendada’ de Nuria Fernández –elegida mejor atleta femenina del año en votación pública- y la ausencia de imágenes y distinciones a José Luis Blanco y Marta Domínguez. Por lo demás todo fue sobre ruedas.

La Gala reconoció a los mejores en la fiesta de nuestro atletismo. En ella se dieron cita ‘batidores’ de récords, medallistas, instituciones, colaboradores, dirigentes de clubes, promesas de nuestro deporte, entrenadores, jueces y –como comentaba antes- numerosísima prensa. Todos asistimos a una hora y media en la que se vieron detalles curiosos –esta vez mucho más agradables-.

En primer lugar destacar algo en lo que muchos reparamos, Eusebio Cáceres estuvo sobre el escenario casi más que Gerardo Cebrián –mantenedor de la Gala- puesto que el alicantino de Onil fue requerido hasta en tres ocasiones. Es la resaca de haber completado una campaña como la que se marcó este joven saltador. Andrés Iniesta en su lugar habría respondido algo así como “si lo sé no marco el gol…”, lo dicho, genio y figura.

Otro momento curioso de la noche llegó en la primera ocasión en la que se requirió la presencia de la tarraconense Natalia Rodríguez. Subía a recoger el primero de sus tres reconocimientos. En ese instante se vio su cambio de look, melena rubio oro… ¿Premonición?

En el apartado “Reconocimiento a la Gesta del Año”, entregado a Didac Salas –ausente por encontrarse compitiendo en la Copa de Clubes Júnior en Sabadell-, vivimos otro momento especial. Se proyectó en la pantalla principal del auditorio un vídeo del salto del pertiguista en Singapour. Ver franquear el listón al catalán, con el posterior fallo de su perseguidor brasileño sobre el aguacero fue emocionante, pero lo superó el momento de la entrega de la presea dorada. Sergei Bubka hizo los honores, Salas se inclinó. Bonito momento.

Para finalizar me gustaría dedicar unas líneas al acertado detalle que tuvo la RFEA, en voz de Gerardo Cebrián, hacia José Ortuño. “Ha pasado por un momento difícil a causa de una enfermedad pero volverá, este aplauso va para él”… El auditorio obedeció y Pepe, casualmente al teléfono en ese instante en el que hablaba con Jose Peiró, escuchó la ovación. Insisto, bonito detalle para un hombre que dedica su vida cien por cien a nuestro deporte.

Estas son algunas de las claves, detalles que tal vez no sean los más relevantes, que no coparán portadas en la prensa nacional pero que sucedieron y precisamente por ello me apetecía hacerlos llegar. Ningún diario, radio o televisión iba a reparar al día siguiente en cuestiones tan ínfimas pero que a los que nos gusta este deporte sí nos interesan. Se habló en exceso de polémica, morbo, desplantes, la búsqueda de declaraciones comprometedoras… pero esta gala, como habéis podido leer, tuvo muchos otros momentos.

martes, 11 de enero de 2011

EL 10K DIVINA PASTORA VALENCIA 2011 EN DATOS


La organización había fijado el tope de inscripciones en 4000, las expectativas se alcanzaron (y superaron) incluso a falta de unos días para el final oficial del plazo de adquisición de dorsales. Las fuerzas (y presupuesto) de los responsables giraban en torno a batir récords de participación, dar un buen golpe mediático y, sobre todo, lograr una nueva plusmarca de la prueba. La intención era dejarla en sub 28. Todas las premisas se lograron.

Las inscripciones superaron los números previstos, eso es algo a tener muy en cuenta ya que esta prueba valenciana cuenta con solo tres ediciones. Joven pero sobradamente preparada. El golpe mediático se dio sobre la mesa al coincidir –cosas del azar- con el derbi futbolístico de la ciudad del Túria. Por ello se ideó el lema “tots a una” (“todos a una”) con el fin de hermanar aficiones en la mañana previa al encuentro que ambos clubes iban a disputar esa misma noche. Otro acierto fue el ‘enganchar’ a deportistas de otros ámbitos con tirón en la ciudad, casos por ejemplo de Víctor Luengo o Miroslav Djukic, a los que todos pudimos ver comenzar y finalizar la prueba.

Ahora nos centraremos en lo eminentemente deportivo. Chema Martínez habló en la rueda de prensa de presentación dos días antes de la carrera y dijo, entre otras cosas, que trataría de acercarse –o batir- el récord español de la distancia en ruta. Finalmente no fue así pero el espectáculo que dieron los favoritos fue de sobresaliente. La salida la tomaron más de 4300 atletas, finalizaron 3772. El recorrido de “altura cero” era muy recomendable para debutantes en esta distancia, “Valencia cuenta con uno de los circuitos más recomendables y rápidos del mundo, es totalmente llano y la altitud es nula” declaró el madrileño.

Ese recorrido dio como resultado una marca de 27:58 que coronó a Josphat Kiprono Menjo como vencedor de esta edición del 10K valenciano. Nuevo récord y objetivo conseguido. Tras él entró el bueno de Chema Martínez parando el crono en 29:32 y cerró el podio el vigente campeón del circuito de la Diputación de Valencia, atleta del C.A. Cárnicas Serrano, Hassane Ahouchar (29:39).

En el apartado femenino la primera en cubrir los 10 kilómetros homologados fue Sonia Plaza con un crono de 35:45 y recogía el testigo de la campeona de la pasada edición 2010, Marta Domínguez. Segunda entró Beatriz Molina con un tiempo de 37:37 y el cajón lo cerró la atleta Esther Navarro (37:40).

Dicho esto solo me queda felicitar a organizadores, patrocinadores, atletas allí congregados, público, voluntarios y cuerpos de policía que hicieron posible esta fiesta del atletismo popular y de élite. El próximo año más.