lunes, 20 de septiembre de 2010

CAMPEONATO DE ESPAÑA DE MEDIA MARATÓN, PUERTO DE SAGUNTO 2010



El catalán José Ríos del C.A. Manresa y la madrileña del CAP Alcobendas Azucena Díaz vinieron como candidatos y se marcharon como coronados. El campeonato nacional coincidía con la 9ª prueba puntuable del Circuito de la Diputación de Valencia de carreras populares, lo cual aumentaba el nivel en cuanto a calidad y cantidad de participantes se refiere (finalizaron 1440). La tarde en la localidad valenciana de Puerto de Sagunto se preveía tranquila en lo climatológico pese a la tromba de agua caída la noche anterior. El asfalto comenzaba a calzarse deportivas y los atletas daban sus primeras carreras suaves. Una hora antes del pistoletazo de salida el ambiente que se respiraba por las calles porteñas ya era estupendo, la marea multicolor comenzaba a calentar motores.

La hora acordada para el inicio de la competición eran las 18h y con puntualidad española se tomó la salida. El público abarrotaba la Avinguda Maestrat, lugar señalado para comenzar esta 25ª edición de un campeonato de España que prometía espectáculo. La salida fue “espectacular y muy emotiva” según comentaban los miles de aficionados congregados a uno y otro lado de las calles que completaban el recorrido de 21.097 metros. Las primeras zancadas fueron para situarse y llegados al segundo kilómetro ya se comenzaba a estirar el grueso del grupo, grande por aquel momento, de cabeza.


El trazado dispuesto era casi totalmente llano, sin grandes desniveles. Cabe recordar que esta localidad valenciana es costera y portuaria, así pues los desniveles son mínimos. La afición se volcó plenamente e incluso los balcones que lindaban al recorrido estaban en su mayoría copados por vecinos que no solo observaban desde las alturas sino que también alentaban a los, ya por entonces, sudorosos atletas.


Llegados al ecuador de la competición el grupo puntero se había reducido a diez miembros, se rodaba a 3:02 m/km y ya por entonces se empezó a vislumbrar que el tiempo final de los vencedores bajaría de 1:05.00. Por parte femenina, Azucena Díaz ya lideraba la prueba llegados a ese punto intermedio. Los españoles tenían un aliciente extra y era el de pugnar por esas primeras plazas que, a su vez, daban acceso al Campeonato de Mundo de la disciplina.


Los 15km se pasaron a un ritmo de cabeza de 3:04 y el grupo masculino que lideraba la prueba se había reducido a siete atletas. La recta final ya hervía, la afición estaba esperando con fervor y emoción la llegada de los primeros valientes. La meta estaba situada en la Avinguda del Doctor Fleming y como si se estuviera celebrando el descubrimiento de la penicilina, el público rompió en aplausos al ver a lo lejos las primeras camisetas. El campeón de España estaba ya claro por aquel entonces, José Ríos se dio un baño de multitudes en esos 200 metros de alfombrado final, una llegada de ese calibre es la que todo atleta sueña. El de Premià de Dalt paró el crono en 1:04.46 y consiguió su segundo campeonato de España en una semana (después del de 10km), en segunda posición entraba un luchador Pedro Santos (Puma Chapín) con 1:04.58 y el podio lo cerró Rachid Nadij (Atl. Albacete) con un tiempo de 1:05.16.


En categoría femenina se revalidó título, Azucena Díaz volvía a probar las mieles del triunfo y fue la primera en detener el crono (1:13.33), segunda entró Verónica Pérez (Univ. Oviedo) con 1:17.08 y el podio lo cerró María Luisa Larraga (Simply-Scorpio 71) entrando en 1:18.00.


En alguna ocasión se ha escuchado comentar que el pupilo supera al maestro, en este caso podríamos decir que el entrenador y la entrenada se igualan. Ambos campeones están ligados por el entrenamiento, el campeón entrena a la campeona, detalle curioso y buen gesto por parte del maestro que marca con hechos el camino a seguir por su atleta.