jueves, 29 de julio de 2010

IVÁN PEDROSO: “EL ENTRENADOR Y EL ATLETA SON UN BINOMIO INSEPARABLE”









A finales de la pasada temporada nos llegaba la noticia de que un grande del salto horizontal volvía a calzarse clavos. Pues esta leyenda nacida en Cuba también estaba presente en el World Congress on Science in Athletics, presentaba junto a Juan Carlos Álvarez la conferencia Reflexiones sobre la técnica del salto de longitud y lo hacía hablándonos de sus experiencias. Fueron unos interesantísimos treinta minutos en los que incluso pudimos ver una disección de lo que era su técnica de carrera, todo ello apoyado con vídeos de los mejores saltos del atleta de La Habana.


Al acabar esta presentación y sobre las 14.15 nos atendía con su habitual amabilidad en la sala VIP del Instituto Nacional de Educación Física de Catalunya (INEFC). La entrevista fue distendida, entre bocadillos de jamón, zumos de naranja y agua, empezamos a hablar de la salud del salto de longitud a día de hoy, su vuelta, el tratamiento de los entrenadores, sus previsiones de futuro, la escuela cubana o su opinión a cerca de Eusebio Cáceres.


Carlos Domingo: Estamos viendo que en las últimas grandes competiciones se ha bajado bastante el nivel de las marcas del salto de longitud, parece que estamos lejos de lo que fueron las recordadísimas finales y duelos de tu época, ¿cómo ves la salud de la longitud actual?

Iván Pedroso: La veo con nivel bajo, últimamente las temporadas están siendo cosa de dos o tres saltadores que aparecen, ganan y vuelven atrás. También es cierto que esto hace que haya mayor igualdad en las competencias pero no lo hacen con marcas destacables. No se cual es el motivo.


C.D.: Te volvió a picar el gusanillo de la competición, ¿por qué fue y cómo te has encontrado en la temporada?

I.P.: Como dices, siempre me quedó ese gusanillo de que podía volver. Me retiré lesionado y ese descanso me sirvió para recuperarme de las molestias. Seguía practicando deporte, lo hacía por mantenerme pero me sentía bien físicamente. Volví, me he visto bien toda la temporada hasta hace unas semanas que me he resentido del tendón y he preferido parar, no estoy en una edad en la que deba forzar. El tendón es una zona complicada y peligrosa.


C.D.: ¿Cómo te han tratado en tu club en esta vuelta y qué harás la próxima temporada?

I.P.: Me ha encantado volver a las pistas, me han recibido muy bien en Alicante, es un gran club. La temporada que viene veremos.


C.D.: Hablando de Alicante y del salto de longitud no puedo dejar de preguntarte por Eusebio Cáceres, ¿qué opinión tienes de él?

I.P.: Tiene mucho talento y es joven, tal vez ni él mismo sabe aun el potencial que tiene. Me da la sensación de que debería estar sobre 8,20, le falta ajustar la técnica pero lo veo ahí.


C.D.: Vamos a hablar de los entrenadores, tu tuviste el mismo (Milan Matos) a lo largo de toda tu carrera, ¿esto es positivo?

I.P.: Creo que es positivo pero depende del entrenador, yo tuve suerte. Estábamos muy compenetrados y considero que la relación atleta-entrenador es muy importante. Nosotros nos sentábamos y preparábamos los ciclos de entrenamiento juntos. Cuando yo veía que no podía más se lo decía y retocábamos los calendarios.


C.D.: ¿Qué porcentaje le darías a la figura del entrenador en la carrera de un atleta?

I.P.: El entrenador es igual de importante que el atleta. Son un binomio inseparable, el atleta no es nada sin el entrenado y un entrenador sin atleta no es nadie. Tal vez le daría un porcentaje más alto al atleta pero los veo inseparables.


C.D.: Hablando un poco del futuro, ¿hacia dónde irá el tuyo?

I.P.: Cuando me retire definitivamente quiero enseñar lo que se a futuros atletas. Mi intención es ser entrenador, se que lo puedo hacer bien. Me quiero centrar en saltos horizontales, obviamente en la longitud pero también en el triple salto. Son disciplinas muy similares y me encantaría guiar a nuevas figuras.


C.D.: Muchos atletas destacados han salido de Cuba, ¿sigue funcionando esa ‘escuela cubana’?

I.P.: Sí, la escuela cubana es la misma. En estos momentos la manera de funcionar de la cantera en mi país es la misma de cuando yo empecé. Los niños comienzan en la escuela, si les ven cualidades los destinan a una escuela específicamente dirigida al deporte y ahí pulen sus virtudes haciendo diferentes disciplinas relacionadas y de ahí son seleccionados para la selección nacional.