martes, 22 de junio de 2010

AHOUCHAR Y OUMELLAL, COTO PRIVADO

El pasado fin de semana volvimos a disfrutar en la provincia de Valencia de otras dos estupendas carreras populares. La hermana 'larga', el Circuito Diputación se disputó el sábado en la Mancomunitat del Carraixet; la hermana 'corta', el Circuito Ruralcaja del Ayuntamiento de Valencia fue el domingo y se competía contra la droga.

La primera de ellas significaba el segundo 15.000 en las cinco pruebas puntuables disputadas hasta el momento. Diferente municipio, mismo vencedor. Hassane Ahouchar lideró la prueba de principio a fin, entró segundo Hichami Ettaichmi y tercero fue el valenciano Luis Félix Martínez. En categoría femenina también se repetía la historia habitual, primera fémina en cruzar la línea de meta fue Maxine McKinnon, seguida de Carmen Sala y cerrando el podio entraba Esther Navarro.

En la segunda cita popular se alcanzaba la sexta prueba puntuable. Numerosa participación (3.500 atletas) como en el circuito es habitual y mismo vencedor. Jaouad Oumellal ha plantado el cartel de "Coto Privado" y de ahí no lo bajan. Compañero de equipo en el C.A. Cárnicas Serrano del vencedor del Diputación, se está aficionando peligrosamente a no dejar lugar a la sorpresa. Se llevó la XII Carrera Popular Tendetes Contra la Droga (6.000 m.) con un tiempo de 18:28, dos segundos por detrás entraba Ayman Stitou (Runners World) y a ocho del líder Antonio Jesús Lagares (Delta Valencia). En lo referente a las chicas, se alzó con el triunfo Raquel Landín (Amateurs Sports) con un tiempo de 21:37, seguida de Cristina Loeda entrando a un minuto de la cabeza y cerraba el podio Mariló Colomino.

En lo que a mí respecta, tomé parte en esta segunda prueba ganada por Oumellal. La salida se dió a las 9h de la mañana del domingo y ahí me presenté. Se dio el disparo con la puntualidad habitual y comenzó la carrera. Un paseo por una zona importante de la capital del Turia, salida desde la Av. Burjassot, pasando por la estación de autobuses en el kilometro 2 y bajando sobre el 2.500 al viajo cauce del río. Hasta ese punto fui bien, llegando a menos de 4:40 el kilometro, debo apuntar que en el recodo en el que se deja la carretera para bajar a la tierra del cauce, el embudo que se forma es importante. Una vez bajo ya se empezaban a abrir los claros entre la riada de atletas y era más fácil el movimiento. En el kilometro 3 todo iba bien pero sobre el 3.500, donde se pasa por las pistas sintéticas azules del Tramo III empecé a fallar. Las rodillas que siempre me dieron problemas, que me medio retiraron no hace tanto de la velocidad y que hacía tiempo que no se resentían, avisaron. Me tocó bajar el ritmo y casi llegar a tocar los 5 minutos pelados el km. Así fui dos kilometros más hasta que a falta de poco más de medio se volvía a subir al asfalto. El repecho que sacaba del río a la carretera, a esas alturas de carrera, deja bastantes pinchazos de atletas que hasta el momento iban bien. En ese punto decidí echar el resto hasta meta. No sabía si la rodilla derecha volvería a dar otro aviso pero tocaba arriesgar ya que para correr habíamos madrugado. Finalmente no volvió a dar señales de vida importantes aunque sí sigo notando molestia a día de hoy (leve).

En meta entré el 1.565 de la general, 455 de mi categoría, con 31:01 a 5:10 el km. El objetivo era estar ligeramente por debajo de 5 pero no pudo ser, el crono final tampoco fue el esperado pero no siempre se puede lograr. Aun así creo que en estas carreras todos ganamos. Hay que correrlas, es saludable. Aquí no existen mínimas ni europeos, aquí las mínimas las fija cada cual y cada cual tiene sue barreras. Así pues, enhorabuena a los participantes, enhorabuena a la organización de la S.D. Correcaminos y enhorabuena a los miembros del cuerpo de policía que hicieron posible una vez más que el recorrido fuese totalmente seguro.